jueves, 29 de julio de 2010

Hoja Dominical, 1 de Agosto de 2010

PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES


DOMINGO XVIII DEL TIEMPO ORDINARIO

1 de agosto de 2010

1. ANTÍFONA DE ENTRADA

Dios mío, ven en mi ayuda; Señor, date prisa en socorrerme. Tú eres mi auxilio y mi salvación; Señor, no tardes.
2. ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que eres nuestro creador y quien amorosamente dispone toda nuestra vida, renuévanos conforme a la imagen de tu Hijo y ayúdanos a conservar siempre tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive e reina, en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

3. LECTURA DEL LIBRO DEL ECLESIASTÉS 1, 2; 2, 21-23
¡Vanidad de vanidades, dice Cohelet; vanidad de vanidades, todo es vanidad! Hay quien trabaja con sabiduría, ciencia y acierto, y tiene que dejarle su porción a uno que no ha trabajado. También esto es vanidad y grave desgracia.

Entonces, ¿qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que lo fatigan bajo el sol? De día su tarea es sufrir y penar, de noche no descansa su mente. También esto es vanidad.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.


4. SALMO RESPONSORIAL Sal 14, 2-3ab. 3cd-4ab. 5 (R.: 1a)

(Todos) SEÑOR, TÚ HAS SIDO NUESTRO REFUGIO

DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN.



Tú reduces el hombre a polvo, diciendo:

«Retornad, hijos de Adán.»

Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó;

una vela nocturna.

ORAR CADA DIA
Orar es hablar con Dios de una manera entendible, sin necesidad de usar palabras rebuscadas de un diccionario, simplemente es entablar una conversación entre Dios y tu. Esa oración no necesariamente tiene que ser repetitiva, sino que lo importante será, la sinceridad de palabras y la disposición de tu corazón.

Muchos se excusan en decir que no oran porque Dios ya sabe cuales son sus necesidades, si bien es cierto Dios es Omnisciente es decir que lo sabe todo, eso no quiere decir que no tengas que orar, porque si fuera así, ¿Por qué entonces oraba Jesús?

Jesús es un ejemplo vivo de una vida de oración en varios pasajes de los evangelios podemos notar como siempre apartaba un tiempo para orar, es mas motivaba a sus discípulos a que oraran para que no cayeran en tentación, una muestra mas por lo que debemos de orar.

Ahora bien, ¿Cómo esta tu vida de oración?, si pudiéramos poner nota a tu vida de oración ¿Cuanto le pondrías?, ¿10?, ¿9?, ¿8?, ó siendo realmente sincero andas por el ¿5?, ¿4?, ¿3?, ó para ser mas realistas quizá andas rozando el ¿0?

No se trata de señalarte o avergonzarte por la vida de oración que llevas, sino mas bien de hacerte recapacitar sobre la importancia que esto tiene en la vida espiritual.

Amado hermano, no puedes llamarte cristiano cuando realmente no estas buscando parecerte a Jesús y eso implica parecerse a El en la vida de oración que mantenía, la voluntad de nuestro Padre es que lo busquemos, pues hay promesas maravillosas para aquellos que lo buscan.

Quizá últimamente te has sentido débil ante la tentación, quizá te has sentido sin fuerzas o muy cargado por las cosas de la vida, yo te pregunto: ¿Cómo esta tu vida de oración?, lastimosamente la mayoría de nosotros cuando nos sentimos débiles, cansados o turbados, dejamos de orar, dejamos de tener la comunión necesaria con nuestro Padre para podernos fortalecer, error que el enemigo aprovecha para querer sacar ventaja y terminarnos de hundir.

Es momento de comenzar a cultivar una vida diaria de oración, pues Jesús fue enfático en recomendar a sus discípulos a que oraran. La oración es fuente de victoria, porque a través de ella podemos fortalecer nuestra relación personal con nuestro Señor y con ello hacernos más fuertes para poder resistir las asechanzas del enemigo.

Los siembras año por año,

como hierba que se renueva:

que florece y se renueva por la mañana,

y por la tarde la siegan y se seca.

Enséñanos a calcular nuestros años,

para que adquiramos un corazón sensato.

Vuélvete, Señor, ¿hasta cuando?

Ten compasión de tus siervos.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,

y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

Baje a nosotros la bondad del Señor

y haga prósperas las obras de nuestras manos.


(Todos) SEÑOR, TÚ HAS SIDO NUESTRO REFUGIO

DE GENERACIÓN EN GENERACIÓN.



5. LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL

SAN PABLO A LOS COLOSENSES 3, 1-5. 9-11

Hermanos: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria. En consecuencia, dad muerte a todo lo terreno que hay en vosotros: la fornicación, la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es una idolatría.

No sigáis engañándoos unos a otros. Despojaos del hombre viejo, con sus obras, y revestíos del nuevo, que se va renovando como imagen de su Creador, hasta llegar a conocerlo. En este orden nuevo no hay distinción entre judíos y gentiles, circuncisos e incircuncisos, bárbaros y escitas, esclavos y libres, porque Cristo es la síntesis de todo y está en todos.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.



6. ALELUYA Mt 5, 3

Dichosos los pobres en el espíritu,

porque de ellos es el reino de los cielos


 7. LECTURA DEL SANTO EVANGELIO

SEGÚN SAN LUCAS 12, 13-21

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: "Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo." El le respondió: "¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?" Y les dijo: "Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes."

Les dijo una parábola: "Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha? Y dijo: Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea." Pero Dios le dijo: "¡Necio! esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?"

Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.


8. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Santifica, Señor, estos dones y por medio del sacrificio de tu Hijo, transforma toda nuestra vida en una continua ofrenda. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


9. ANTÍFONA DE COMUNIÓN

Nos has enviado, Señor, un pan del cielo que encierra en sí toda delicia y satisface todos los gustos.



10. ORACIÓN PARA DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Protege, Señor, continuamente a quienes renuevas y fortaleces con esta Eucaristía y hazlos dignos de alcanzar la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén